Guía para elegir tu primer flash

Tras el tirón conseguido por nuestras guías, como la guía para elegir tu primera cámara réflex o nuestras guía para elegir el trípode perfecto, traemos en esta ocasión una guía para elegir tu primer flash, mediante la cual, esperamos poder ayudarte en la elección de este práctico complemento para tu cámara réflex.

Flash-barato

Puedes ver todos los flash de Amazon pinchando aquí

Si ya llevas un tiempo en esto de la fotografía y quieres comenzar a evolucionar como fotógrafo, puede que estés pensando en dejar a un lado el flash incorporado a tu cámara para comprar un flash externo con el que hacer fotos con una correcta iluminación en cada escena. Pues bien, esperamos ayudarte a decidir mediante esta sencilla pero práctica guía para elegir tu primer flash.

¿Por qué deberías comprar una flash?

Como hemos comentado, el flash es necesario para iluminar tus imágenes correctamente en lugares con baja iluminación.

Son elementos muy versátiles, disponiendo en modo manual de una enorme variedad de opciones para adaptarte a la iluminación requerida en cada situación.

No tengas miedo a no saber utilizarlo. Como veremos a continuación, este tipo de flashes suelen contar con un modo automático que nos facilita su correcto uso en cualquier situación, aún sin ser expertos en su manejo.

Se puede utilizar como luz de relleno, es decir, para iluminar zonas oscuras en cualquier escena, evitando así el excesivo contraste sol y sombra.

La intensidad del flash externo es mucho mayor que el del flash que viene incorporado a tu cámara, ya sea réflex, compacta o evil.

Posibilita el rebote de la luz del flash en una superficie cercana, para así conseguir que la iluminación que llegue al objeto a fotografiar sea más difusa y mucho más agradable. Este efecto no se puede conseguir con el flash incorporado que viene de serie al comprar nuestra cámara.

Principales características a tener en cuenta en tu compra

El número guía: Cuanto mayor número guía tenga el flash que compremos más potente será este. Incluso podemos calcular la distancia que alcanza un determinado flash dividiendo su número guía por la apertura que estás utilizando en tu cámara réflex. Para verlo más claro te proponemos el siguiente ejemplo, si tienes un objetivo on número guía de 40 y tu apertura es de f/4, esto quiere decir que dividiendo 40 entre 4, nos resulta que el flash iluminaría a una distancia de 10 metros. 40/4=10 metros.

Configuración TTL (Through The Lens) o manual: Antes de realizar nuestra compra debemos comprobar si el flash en cuestión dispone de configuración TTL, mediante la cual el flash se configura automáticamente según las condiciones de medición de la cámara para emitir el destello más acorde con la imagen que queremos conseguir.

Cabezal móvil: Como hemos comentado, una de las ventajas de este tipo de flash es poder rebotar la luz en una superficie para que llegue a nuestro objeto a fotografiar, iluminándolo de forma suave y agradable a la vista. Para facilitar el uso de esta característica es conveniente que el cabezas sea móvil y nos proporcione gran libertad de movimiento a la hora de dirigir la luz.

Velocidad de reciclaje: Es el tiempo empleado por el flash en recargarse para poder volver a disparar.

Zoom: Es convenientes que el rango o intervalo de zoom del flash que vas a adquirir se adapte al rango óptico de nuestro objetivo, para así poder imágenes con una iluminación correcta.

Para ayudarte a la hora de decidir, te recomendamos que te pases por la sección de los flashes más vendidos de Amazon, por si te sirve de referencia en tu compra.

Nada más, esperamos que te haya sido de ayuda nuestra breve guía para orientarte en tu elección del flash que mejor se adapte a tus requerimiento. Si tienes cualquier duda al respecto, te animamos a que lo compartas en los comentarios para así poder ayudarte a resolverla. Por otro lado, si te ha gustado la guía, te animamos y agradeceriamos lo compartieras en redes sociales.

Guía para elegir el trípode perfecto

Sabemos que lo más habitual es tomar cualquier foto sujetando la cámara simplemente con las manos con lo que los resultados que obtenemos van a depender totalmente de nuestro mejor pulso. Pero sin duda, la mejor forma de hacer una buena fotografía es recurrir al uso del trípode. Con ello podemos decir también que el trípode es uno de los accesorios fundamentales de cualquier fotógrafo profesional ya que también son utilizados para apoyar elementos de iluminación y demás accesorios como flashes, reflectores…Por otro lado debemos decir que no todo el mundo conoce las ventajas que pueden obtener usando este accesorio fotográfico tan imprescindible. Con el trípode podemos llegar a conseguir fotografías más nítidas, o encuadres y composiciones más complejas y meditadas además de servir para nivelar nuestra cámara.

Tripode Hama Star 61- El número uno en ventas

¿Buscas el trípode más vendido?-Cómpralo aquí

Debemos mencionar que a pesar de que pueda resultar un accesorio muy básico y puedan parecerte todos iguales existen en el mercado diferentes marcas cada una con sus excepciones con las que pueden variar mucho los resultados de nuestras fotografías. Asímismo podemos empezar por decir que todos los trípodes no tienen el mismo tipo de rosca para acoplar la parte inferior de la cámara aunque suelen servir para cualquier tipo aunque la precisión de la fotografía puede variar mucho. Existen las trípodes con rótula de joystick cuyo mango se agarra con toda la mano que normalmente tiene una bola muy pequeña que no suele aguantar demasiado peso. Hay trípodes en el mercado que ofrecen la posibilidad de realizar un movimiento rotatorio en todas dirección más preciso que manualmente. Pero en mi opinión si tuviera que elegir un trípode por su rotula elegiría el de rótula hidrostática de bola de Manfrotto modelo 468MG por su precisión y suavidad de movimientos que tiene un giro de 360º con la capacidad de aguantar hasta 16 kilos de peso. Pero si pensabas que en tipos de rótula para trípodes estaba todo inventado….aparece el novedoso Vanguard GH300T que incluye un disparador remoto por cable. Con el podrás realizar fotografías super profesionales ya que además de dispones más libertad de movimiento y espacio, serás más exacto en cada toma. A pesar de ser un modelo muy novedoso es compatible con el 80% de las cámaras réflex del mercado.

vanguard disparador automático
Vanguard GH300T con disparador automático

       Cómpralo aquí

Con todo debemos añadir que existen distintos modelos a elegir que pueden ser más convenientes según la cámara o el uso que le demos. Por ejemplo para una cámara réflex es mejor un trípode completo de tamaño estándar pero por otro lado si vamos a realizar fotos rápidas simplemente cuando salimos se puede recurrir al mini trípode Joby GorillaPod SLR-Zoom. Luego hay que tener cuidado a la hora de saber elegir y comprar el trípode que más nos conviene, porque incluso es necesario pensar en la altura del trípode, ya que si somos altos debemos tener la posibilidad de poder colocar la cámara hasta la altura de nuestros ojos; Por ello si somos altos elijamos un trípode de gran altura… eso no quiere decir que no tomemos fotos a otras alturas, pero ganaremos en la salud de nuestra espalda. Ante tanta variedad de posibilidades que existen hemos elaborado este artículo para poder ofrecerte información detallada sobre los principales trípodes que existen actualmente en el mercado y el uso más conveniente para cada uno de ellos. Teniendo en cuanta también que normalmente siempre se suele comprar antes la cámara que el trípode con lo cual se suele elegir en función de la cámara o a las necesidades del fotográfico. En el mercado podemos encontrar una amplia gama de variedades de trípode desde para uso profesional hasta simplemente para aficionados y como podrás imaginar también existe una amplio abanico de precios.

Joby GorillaPod SLR-Zoom - El trípode portátil más vendido
Joby GorillaPod SLR-Zoom – El trípode portátil más vendido

¿Buscas el trípode portátil más vendido?- Cómpralo aquí

Las principales marcas que puedes encontrar en el mercado son Benro, Gitzo, Manfrotto, Giottos, Velbon…..etc. Aunque siempre es importante tener presente comprobar que cumpla las principales cualidades o características que necesitemos principalmente. En este sentido es muy importante asegurar que el trípode que hemos elegido no se mueva lo más mínimo y sea totalmente estable. La estabilidad de nuestro trípode es la mejor garantía de que la fotografía salga como debe salir. Para ello es también primordial leer las instrucciones para saber el peso que aguanta el trípode. Aprovecho para aconsejar que debemos de comprar un trípode que sea pesado para que nos garantice que va a soportar sin dificultad la cámara que tengamos. Si es capaz de soportar dicho peso tendrá suficiente capacidad para mantenerse estable a la hora de tomar fotografías. No olvidemos tampoco mirar el diámetro de las patas que debe estar entre 30 y 40 mm para su buena estabilidad. También puede aumentar la estabilidad si el trípode tiene menos secciones para plegarse pues normalmente puede llegar a tener hasta cinco secciones por cada pié. Entre los materiales usados para su fabricación la fibra de carbono es uno de los mejores ya que es capaz de absorber vibraciones o cualquier torsión al ser un material resistente. Existen otros materiales como el aluminio de magnesio que también puede resultar muy estable y ligero aunque no podemos olvidar que los más estables son los trípodes de madera pero resultan muy pesados para su transporte. Por ejemplo una de las marcas más conocidas llamada Giottos planteó una forma de Y puesta como tubo central para ocupar menos espacio al plegarse. Ten presente que también los topes de goma de las patas del trípode pueden ser sustituidas momentáneamente por clavos para usarlo en terrenos blandos o sometidos al movimiento del agua. Si hablamos de precisión en la actuación con nuestro trípode existen en el mercado una clase de trípodes llamados micrométricos. Estos trípodes se suelen usar para la fotografía en el ámbito de la arquitectura o para la realización de bodegones por su capacidad de ajustar la posición con precisión. No podemos negar que esta clase de trípodes no sean caros pero son ideales para esta clase de trabajos. Como puedes observar existen muchas clases de trípode y su elección depende del uso que le vayas a dar y también de nuestro bolsillo.

Guía para elegir tu primera cámara réflex

Ya lo has decidido. Llevas tiempo con el gusanillo de la fotografía metido en el cuerpo y quieres dar el siguiente paso: comprarte tu primera cámara réflex. Las palabras píxeles, objetivos, accesorios, Canon o Nikon bombardean tu mente desde hace algunos días, pero no sabes muy bien qué es más importante a la hora de elegir tu primera cámara réflex. No desesperes, a todos los que nos gusta este mundo nos ha pasado. Y no te preocupes, en este artículo te damos las pistas para saber en qué hay fijarse antes de adquirir una réflex. 

Guía -para-comprar-tu-primera-cámara-réflex

Antes de nada tienes que saber que la cámara perfecta para todo no existe. Dependiendo del tipo de fotografía a la que quieras dedicarte te será útil una cámara u otra. No necesita lo mismo el fotógrafo que quiere dedicarse a la fotografía de retrato, que el que quiere dedicarse a inmortalizar las mejores imágenes de un partido de fútbol. Por tanto, existe una cámara adecuada para cada tipo de fotógrafo. Dicho esto, empezamos a enumerar los aspectos que hay que tener en cuenta cuando nos disponemos a comprar una cámara réflex:

1. El sensor

 El sensor es el alma de la cámara. Es el elemento que se encarga de captar la luz. Lo más importante es su tamaño ya que contra más grande sea, más información podrá recibir y más calidad tendrá la imagen. La mayoría de las cámaras réflex cuentan con un sensor APS, aunque actualmente existen cámaras en el mercado que ya incorporan el sensor más grande y antes reservado únicamente a los profesionales, el conocido como full-frame (35mm).

2. Los megapíxeles

Los famosos megapíxeles son los elementos fotosensibles que conforman el sensor y están relacionados con la resolución. Generalmente, contra más megapíxeles tenga el sensor, mayor será la resolución de la imagen y por tanto mayor número de detalles tendrá la captura. Pero llegados a este punto, hay que aclarar que los megapíxeles deben ser valorados en relación al tamaño del sensor, pues la calidad de una imagen no solo depende de los megapíxeles como nos hacer creer. Dos cámaras con el mismo número de megapíxeles, pero distinto tamaño de sensor no tienen la misma resolución. La cámara con el sensor más grande tendrá una mayor área por píxel y por tanto mayor calidad y sensibilidad, mientras que la cámara con el sensor más pequeño, tendrá un área más reducida y verá reducida su calidad y sensibilidad.

Antes de comprar una cámara, deberás plantearte para que vas a utilizar las fotografías. Una cámara con un gran sensor o un gran número de megapíxeles solo tiene sentido si quieres dedicarte de una manera más profesional al mundo de la fotografía o necesitas imprimir las imágenes con gran calidad. Un sensor grande implica una mayor inversión económica, y un número alto de megapíxeles implica mayor peso de las fotografías y la necesidad de gran espacio para guardarlas. Cosas totalmente innecesarias si lo que buscas es hacer fotos para compartirlas.

3. El disparo en formato RAW.

Si todavía no has explorado mucho el mundo de la fotografía, el formato RAW será un gran desconocido para ti. RAW es un formato de imagen igual que lo es JPEG, pero el primero es el negativo de la fotografía digital y por tanto una imagen sin revelar que contiene toda la información tal y como ha sido captada por el sensor. Este formato resulta interesante porque permite más opciones en la posterior edición de las imágenes.

4. El ISO.

El ISO de una cámara es la sensibilidad a la luz del sensor. Un valor alto en el ISO de la cámara (3200) nos permitirá hacer fotos con poca luz, mientras que un valor bajo (100) es perfecto para realizar fotos con luz suficiente. Un rango amplio de ISO nos dará más opciones a la hora de enfrentarnos a diferentes situaciones de luz. Pero no hay que olvidar que un ISO alto aporta mucho ruido a las imágenes y por tanto, hay que utilizarlo con precaución.

5. El Visor.

El visor de una cámara nos permite previsualizar una fotografía antes de presionar el disparador. Hay dos tipos de visores: el óptico y el electrónico. El óptico nos permite ver lo que queremos captar a través del objetivo de la cámara gracias a un sistema de espejos que reflejan la imagen, mientras que el electrónico nos ofrece la imagen a través de una pantalla (LCD u OLED). A la hora de elegir una cámara, lo mejor es probar los dos tipos de visores y ver con cual te sientes más cómodo. Más que nada porque vas a estar constantemente mirando a través de él.

Guía-para-comprar-tu-primera-cámara-réflex

6. El control manual.

 La gran ventaja de las cámaras réflex es el control manual, que nos permite modificar sus parámetros. Gracias a ello podemos tener un mayor dominio en el resultado final de una fotografía. Además, estos controles nos permiten explotar al máximo nuestra creatividad. Algunos de los parámetros más importantes son la velocidad de obturación, el diafragma o los distintos modos de medición de la luz. En este último, es muy importante la medición puntual, pues permite medir la luz de cualquier parte de la escena que queremos captar.7. Los modos de exposición. La exposición es la cantidad de luz que llega al sensor durante la toma de una fotografía y para controlarla hay que jugar con dos parámetros: el diafragma y la velocidad de obturación. Según el grado de control que tengamos sobre ellos, tenemos 4 modos de exposición: Automático (P), donde es la cámara la que controla los dos parámetros; con prioridad de apertura (A), donde el fotógrafo controla el diafragma y la cámara establece la velocidad de obturación; con prioridad de obturación (S), donde el fotógrafo controla la velocidad de obturación y lo que establece la cámara es la apertura del diafragma, y manual (M), donde es el fotógrafo quién controla ambos parámetros.

8. Los modos de disparo.

Los modos de disparo que suelen incluir las cámaras réflex son principalmente 3: el disparo único -el que todo conocemos, que es un disparo, una captación; el modo ráfaga, que permite captar varias instantáneas a la vez, y el modo retardo o temporizador, que realiza el disparo después de esperar un tiempo.

9. Los objetivos.

 El objetivo de la cámara es tan importante como el cuerpo ya que es el responsable de formar la imagen que ha captado el sensor. Normalmente, los kits de cámara + objetivo suelen incluir un objetivo muy básico, pero que resulta de gran utilidad a los usuarios que acaban de iniciarse en el mundo de las réflex. A la hora de valorar un objetivo hay que fijarse sobre todo en su luminosidad, que en el objetivo aparece indicado con el número f. Contra menor sea el número f significa que entra más luz al sensor y por tanto necesitaremos menos luz para realizar una fotografía. Ni que decir tiene que los objetivos con un número f más bajo, son más caros. También hay que tener en cuenta el rango focal, o dicho de otra forma, la posición mínima y máxima del zoom, que suele indicarse en mm. Otra característica importante en los objetivos es que tengan estabilizador de imagen. Resulta de gran ayuda para eliminar las posibles vibraciones de la cámara. Por último, mencionar que existen objetivos de focal fijos (sin rango focal). Éstos dan mejores resultados que los que tienen zoom, pero están más indicados para usuarios avanzados.

Guía-para-comprar-tu-primera-cámara-réflex-2

10. Grabación de vídeo.

Cada vez más modelos de cámaras réflex incluyen la posibilidad de grabar vídeo en alta definición. Una opción muy interesante para los fotógrafos que no solo se conforman con capturar instantáneas. Parece que la incorporación del vídeo en las cámaras es una tendencia en auge que seguro traerá una mejora de la calidad de las grabaciones.

11. La marca de la cámara.

Las principales marcas de cámaras réflex son conocidas por todos: Canon y Nikon. Elegir entre ellas es complicado porque ambas fabrican cámaras de excelente calidad. Sus máquinas suelen ofrecer muchas posibilidades aunque con algunas diferencias y por eso hay muchos fotógrafos que eligen la marca según ésta se adecúe a su forma de hacer fotos. También existen otras marcas como Sony o Pentax que ofrecen equipos de muy buena calidad. Lo hay que tener en cuenta es que una vez que adquiramos una cámara de una marca determinada, estamos ligados a ella de por vida porque después lo más probable es que compremos objetivos y accesorios que solo son compatibles con el equipo de nuestro fabricante. Marcas como Sigma o Tamron ofrecen objetivos compatibles con Canon y Nikon pero a un precio más reducido.

12. La antigüedad de la cámara.

A la hora de comprar una cámara es muy importante tener en cuenta su antigüedad en el mercado. Normalmente, el último modelo de una marca trae algunas mejoras sobre el modelo anterior, pero la principal diferencia es el precio. Por eso nuestro consejo es no dejarse llevar por la novedad de ese último modelo y fijarse en otros anteriores que probablemente ofrezcan grandes posibilidades a un menor precio.

13. Precio.

Puede parecer obvio, pero a la hora de comprar una cámara hay que tener en cuenta el precio de la misma. Dependiendo del uso que vayamos a dar a la cámara y de lo que queramos y esperemos de ella, deberemos movernos entre unos precios u otros. Tampoco es aconsejable que nuestra primera cámara esté orientada a usuarios avanzados o profesionales porque lo más probable es que no sepamos sacarle el máximo partido.