Publicado el Deja un comentario

Análisis Canon EOS 7d Mark II

Los amantes de la fotografía estamos de enhorabuena por la salida de este modelo de gama alta de Canon que viene a mejorar a su antecesora la Canon EOS 7d. A continuación describimos las bondades de esta cámara réflex y porque merece la pena hacerse con ella, así como para que tipos de usuarios está recomendada.

Cámara-réflex-Canon-EOS7d

Canon EOS 7d Mark II. Puedes verla aquí

Características de la Canon EOS 7d Mark II

La Canon EOS 7D Mark II supone un avance en las cámaras con el tipo de sensor ASP-C por su enfoque automático. Dispone de un sistema de 65 puntos en cruz y la posibilidad de capturar 10 frames por segundo en cada disparo. La anterior versión EOS 7D estaba dotada de un máximo de 7 frames.

La nueva cámara de Canon cuenta con un sensor CMOS de 20 megapíxels y soporta procesadores del tipo “DIGIC 6”, lo que le confiere un mejor rendimiento para altas velocidades de captura. Esto significa que podrás tener mayor precisión a la hora de fotografiar motivos en movimiento ya que la cámara responde de manera más rápida, como también lo demuestran los 10 frames por segundos mencionados. A estos datos hay que añadirle la velocidad máxima de obturación: 1/8.000 de segundo. Ahí es nada.

Es una cámara precisa en cuanto al detalle. Los 65 puntos son los que te permiten enfocar con mayor precisión el objeto a retratar. Al personalizar tus opciones de la cámara puedes agruparlos en un único motivo o separarlos para ayudar a enfocar otros objetos que aparezcan en el encuadre. Los puntos son de tipo cruz lo que significa que asegura una mayor precisión al centrar en foco tanto en dirección vertical como en horizontal.

La cámara Canon EOS 7D Mark II registra no solo el espectro de luz más visible sino también la infarroja, un punto novedoso. Una ISO de hasta 16.000 es toda una declaración de intenciones para captar movimiento nocturno. Las luces parpadeantes ya no serán un problema porque la cámara acompasa su disparo al momento en el que la cantidad de luz es mayor, entre parpadeo y parpadeo.

En cuanto a la funcionalidad del video, la Canon EOS 7D Mark II, hace posible que no tengáis que convertir el archivo si optáis por reproducirlo a través del HDMI con cuya entrada cuenta. Una circunstancia que os puede ahorrar mucho tiempo y evitar más de un quebradero de cabeza.

Podéis grabar videos a cámara lenta Full HD a un máximo de 60 fotogramas por segundo. Vamos, precisión también a la hora de filmar y una forma de reducir el Rolling Shutter Effect que producía la Canon 5D Mark II al dar un aspecto “gelatinoso” a los objetos.

El enfoque en video también es sumamente preciso y la entrada de micrófono permite una calidad de audio mayor en las grabaciones.

¿Por qué merece la pena comprar la cámara Canon EOS 7D Mark II?

Si lo que buscáis es tener una mayor precisión en la toma de imágenes, sobre todo si no disponéis de tiempo, merece la pena adquirirla. El potente enfoque automático con sus puntos en cruz aporta mayor fiabilidad a la toma, así como su alta sensibilidad en ambientes más oscuros. Es una cámara que saca el mayor rendimiento posible a la luz, en cualquiera de las condiciones. Su alta velocidad (hasta 10 frames por segundo) permite captar el rápido movimiento, incluso, en lugares donde hay un largo fluir de personas u objetos, y donde las luces tampoco son constantes. Ideal para grandes ciudades.

La precisión en la captura del vídeo y la reproducción de archivos no convertibles que pueden moverse a otros aparatos grabadores a través de la conexión HDMI la convierten en una herramienta muy útil de cara a trabajos profesionales. Convierte a un amante de la fotografía en todo un experto que puede sacar un provecho profesional de su trabajo con mayor fiabilidad, de manera más fácil y autónoma.

Para qué usuarios es recomendable

La Canon EOS 7D Mark II es una cámara muy recomendable para profesionales de la fotografía que trabajen en entornos urbanos y capten la vida en sus calles, el tránsito de gente, el momento que pasa.

También es una cámara que facilita la labor a profesionales que quieren retratar a deportistas, bailarines o animales en movimiento, en entornos campestres.

Es muy útil para personas que editen fotografía y trabajen con otras tecnologías por la facilidad de transmisión de archivos ya convertidos a través del HDMI.